UN ENCUENTRO CON EL MUNDO

CONGRESO MUNDIAL DE PEDAGOGÍA WALDORF.  DORNACH, SUIZA

Elaborado por Luz Ángela Parra

Ser parte del encuentro de 61 países, 1000 personas, conocer varias culturas para compartir experiencias, unidos en el pensar y sentir por la educación de los niños y jóvenes del presente y el futuro tan solo por el privilegio que nos ha dado la vida de ser maestros de la pedagogía Waldorf, lleva a exponer cuan significativo fue este gran paso para seguir escalando en el anhelo de la nueva escuela como base de la construcción de una mejor realidad para la educación.

Un viaje que empezó con la travesía de 15 horas y media desde América del Sur, punto de partida Bogotá, hasta llegar a Basilea. Ciudad fronteriza entre Suiza, Francia y Alemania.  Lugar que cuenta con una ruta de tranvía internacional, destacándose por la precisión en el tiempo de salida y llegada, con viajes cómodos que garantizan la excelente calidad del servicio prestado a los usuarios. Por ser un punto fronterizo quedó en evidencia el entretejido intercultural, culturas de todas partes del mundo que dejaron huella en el intercambio de aprendizajes y saberes entre los unos y los otros.

Un salto de Basilea a Mulhouse…

Ciudad de Francia atractiva por sus casas de corte antiguo, rodeadas de bellos jardines en donde florecen los coloridos tulipanes que dieron la bienvenida a la estación de primavera. La ciudad cuenta con variadas tiendas de comercio, para esa época sus vitrinas estaban decoradas bajo la temática de la fiesta de pascua, conejos, huevos, flores, gallinas. Las personas inmersas en esta festividad hacían parte de juegos, compras y ventas alusivas a esta celebración. Sus caras    envueltas de sonrisas contemplando las decoraciones, los mercadillos y todo lo que ello conllevaba. Vivir la pascua en este lugar, abrió el portal del corazón trayendo consigo la esplendorosa luz que emite tranquilidad y esperanza de dar pasos seguros y transformadores para reafirmar con plena confianza la propia existencia.

Otro salto…… Colmar, ciudad de Francia, caracterizada por su corte medieval, con casas coloridas, extendidas entre las calles enriqueciendo el panorama de los visitantes ofreciendo sosiego. Cuenta con un lugar popular “La Petite Venise”, o “Pequeña Venecia” en donde se conglomeran los turistas para vivir una acogedora y atractiva experiencia que nunca se olvidará.

Luego Strasbourg, ciudad fronteriza con Alemania, allí lo más recordado fue La Catedral de Notre Dame y la visita a los museos, Museum Natur und Mensch y Musee des beaux-arts destacando de ellos, imágenes relacionadas con las bellas artes y con la majestuosidad de grandes representaciones de la vida natural mineral y animal.

Último destino en Europa Dornach, Suiza, hospedaje en la escuela Steiner ubicada en Aech, una escuela campestre, de aulas espaciosas y con capacidad para albergar gran cantidad de niños y jóvenes. Dispone de jardín de infantes, primaria y bachillerato. Muy cerca a la escuela se encuentra el anhelado Goetheanum, lugar donde se llevó a cabo la XI Conferencia Mundial de profesores “AFIRMAR- NUTRIR-CONFIAR UNA EDUCACIÓN PARA HOY Y MAÑANA.

Encuentro caracterizado por su organización rítmica, todas las mañanas, participantes de distintos países presentaban el verso alusivo al saludo de la mañana, en sus idiomas de origen. Luego se procedía a llevar a cabo una actividad de canto, las voces al unísono hacían vibrar el recinto. Más adelante se daba paso a la conferencia central, muchos fueron los temas tratados asegurando de nuevo que la Pedagogía Waldorf se funda para resignificar el valor del ser humano como un ser físico, anímico y espiritual. Los temas tratados desarrollaron ideas reflexivas frente a la misión que tenemos como maestros, entre ellas:

  • Pensar un trabajo que conduzca a que el ser humano sea más humano y el mundo más mundo.
  • Los encuentros humanos han de desarrollar una resiliencia saludable nacida de la educación.
  • La educación ha de ser fuente para encontrar vías pedagógicas hacia la salud.
  • Rescatar la importancia del juego libre y del uso de juguetes sencillos elaborados con materiales naturales.

Una vez originadas las reflexiones, los maestros tenían un encuentro con el arte, aprendiendo de él a fortalecer su propio ser.

En las noches como cierre de cada día, el telón se abría para embelesarnos de las presentaciones de los jóvenes estudiantes de escuelas Waldorf, relacionadas con Euritmia, Canto y Gimnasia Bothmer.

Pasados los días, el tiempo nos trajo de retorno a Colombia, lugar donde tendremos la oportunidad de hacer vida todo aquello que como experiencia obtuvimos, es una manera de volver a enaltecer los valores propios de la pedagogía Waldorf y poner el foco en lo que verdaderamente estamos llamados a desarrollar como maestros para las generaciones del presente y del futuro.

WhatsApp chat